1. Inicio
  2. Clásicos
  3. BEST AUTHORS BEST STORiES - 10

- 50%

$1.99

$0.99

Medios de pago

    BEST AUTHORS BEST STORiES - 10

    Editorial: ShadowPOET

    Idioma: Inglés

    ISBN: 9788828371021

    Formatos: PDF (Sin DRM)

    Compatibles con: Windows, Mac, iOS, Android & eReaders
    - 50%

    $1.99

    $0.99

    Medios de pago
      - 50%

      $1.99

      $0.99

      Medios de pago

        BEST AUTHORS BEST STORiES - 10

        Editorial: ShadowPOET

        Idioma: Inglés

        ISBN: 9788828371021

        Formatos: PDF (Sin DRM)

        Compatibles con: Windows, Mac, iOS, Android & eReaders
        - 50%

        $1.99

        $0.99

        Medios de pago
          Sinopsis
          BEST STORIES BEST AUTHORS - 10A Defenseless CreatureAndy LovellGirlThe Enchanted BluffThe Eyes of the PantherRoger Malvin's BurialThe War PrayerThe Dragon's TeethThe Clarion CallThe Happy PrinceA Defenseless Creatureby Anton Chekhov   IN spite of a violent attack of gout in the night and the nervous exhaustion left by it, Kistunov went in the morning to his office and began punctually seeing the clients of the bank and persons who had come with petitions. He looked languid and exhausted, and spoke in a faint voice hardly above a whisper, as though he were dying. "What can I do for you?" he asked a lady in an antediluvian mantle, whose back view was extremely suggestive of a huge dung-beetle. "You see, your Excellency," the petitioner in question began, speaking rapidly, "my husband Shtchukin, a collegiate assessor, was ill for five months, and while he, if you will excuse my saying so, was laid up at home, he was for no sort of reason dismissed, your Excellency; and when I went for his salary they deducted, if you please, your Excellency, twenty-four roubles thirty-six kopecks from his salary. 'What for?' I asked. 'He borrowed from the club fund,' they told me, 'and the other clerks had stood security for him.' How was that? How could he have borrowed it without my consent? It's impossible, your Excellency. What's the reason of it? I am a poor woman, I earn my bread by taking in lodgers. I am a weak, defenceless woman . . . I have to put up with ill-usage from everyone and never hear a kind word. . ." The petitioner was blinking, and dived into her mantle for her handkerchief. Kistunov took her petition from her and began reading it. "Excuse me, what's this?" he asked, shrugging his shoulders. "I can make nothing of it. Evidently you have come to the wrong place, madam. Your petition has nothing to do with us at all. You will have to apply to the department in which your husband was employed." "Why, my dear sir, I have been to five places already, and they would not even take the petition anywhere," said Madame Shtchukin. "I'd quite lost my head, but, thank goodness -- God bless him for it -- my son-in-law, Boris Matveyitch, advised me to come to you. 'You go to Mr. Kistunov, mamma: he is an influential man, he can do anything for you. . . .' Help me, your Excellency!" "We can do nothing for you, Madame Shtchukin. You must understand: your husband served in the Army Medical Department, and our establishment is a purely private commercial undertaking, a bank. Surely you must understand that!" Kistunov shrugged his shoulders again and turned to a gentleman in a military uniform, with a swollen face. "Your Excellency," piped Madame Shtchukin in a pitiful voice, " I have the doctor's certificate that my husband was ill! Here it is, if you will kindly look at it."  
          Acerca de Mark Twain

          Florida, (1835-1910). Mark Twain fue un aventurero incansable que encontró en su propia vida la inspiración para sus obras literarias. Considerado como el Dickens norteamericano, su estilo popular y lleno de humor de los comienzos, y su ironía y sarcasmo de sus últimas producciones literarias, contrapusieron el mundo idealizado de la infancia, inocente y a la vez pícaro, con una concepción desencantada del hombre adulto, el hombre de la era industrial, de la edad dorada, engañado por la moralidad y la civilización.

          Acerca de Oscar Wilde

          Novelista, poeta, crítico literario y autor teatral de origen irlandés, gran exponente del esteticismo, Oscar Wilde conoció el éxito desde sus comienzos gracias al ingenio punzante y epigramático que derrochó en sus obras, dedicadas casi siempre a fustigar a sus contemporáneos. Defensor del arte por el arte, sus relatos repletos de diálogos vivos y cargados de ironía provocaron feroces críticas de los sectores conservadores, que se acentuaron cuando Wilde fue acusado y condenado por su homosexualidad, lo que originó el declive de su carrera literaria y de su vida personal. Entre sus obras destacan las cuatro comedias teatrales El abanico de lady Windermere (1892), Una mujer sin importancia (1893), Un marido ideal (1895) y La importancia de llamarse Ernesto (1895), El fantasma de Canterville o El retrato de Dorian Gray, su única novela.

          Acerca de Ambrose Bierce

          Fue un editor, periodista, escritor y satírico estadounidense. Escribió el cuento An Occurrence at Owl Creek Bridge (Una ocurrencia en Owl Creek Bridge) y compiló el léxico satírico, el Diccionario del Diablo. Su vehemencia como crítico y su visión sardónica de la naturaleza humana que mostró su trabajo le ganó el apodo de Bitter Bierce (El amargo Bierce).1​ Bierce empleó un estilo distintivo de escritura, especialmente en sus historias. Su estilo a menudo abarca un comienzo abrupto, imágenes oscuras, vagas referencias al tiempo, descripciones limitadas, eventos imposibles y el tema de la guerra. En 1913, Bierce viajó a México para adquirir experiencia de primera mano de la Revolución mexicana. Se rumoreaba que viajaba con tropas rebeldes, y no se le volvió a ver.

          Acerca de Nathaniel Hawthorne

          Nathaniel Hawthorne (1804-1864), cuyos trabajos muestran una profunda conciencia de los problemas éticos del pecado, el castigo y la expiación, se dedicó pronto a la literatura. Entre sus obras destacan el conjunto de cuentos Musgos de una vieja rectoría (1846), inspirados en su casa de Concord en Massachusetts, La letra escarlata (1850), La casa de los siete tejados (1851) y El libro de las maravillas para chicas y chicos (1852). También en 1852 escribió la biografía de su amigo Frankling Pierce, también escritor, que llegaría a ser presidente de Estados Unidos. Tras su elección Pierce recompensó a Hawthorne con el cargo de cónsul en Liverpool, que mantuvo hasta 1857. Durante los dos años siguientes vivió en Italia, donde recogió materiales para su novela El fauno de mármol (1860). Murió en Plymouth en 1864. Entre sus obras póstumas se encuentran Septimius Felton o el elixir de la vida (1972), El romance de Dolliver(1876), El secreto del doctor Grimshawe (1883) y sus Cuadernos americanos (1868), Cuadernos ingleses (1870) y Cuadernos franceses e italianos (1871).

          Acerca de Willa Cather

          Willa Cather nació en Winchester (Virginia) en 1876, de una familia de origen irlandés, y pasó su infancia en Nebraska, en los años de la primera gran colonización de inmigrantes checos y escandinavos. Siempre activa y de espíritu independiente, estudió en la Universidad de Nebraska, donde se presentó, vestida de hombre, con el nombre de William Cather. Fue viajera, periodista, maestra, dirigió revistas; vivió durante cuarenta años con su compañera, Edith Lewis; y, cuando hubo ahorrado lo suficiente, se dedicó exclusivamente a la literatura. Admiradora de Flaubert y Henry James, así como de Turguéniev, Conrad y Stephen Crane, su primera novela, Alexander’s Bridge, se publicó en 1912. Al año siguiente, con Pioneros (ALBA CLÁSICA núm. L) introdujo el que habría de ser uno de sus temas centrales: el mundo vitalista de los colonos en el que transcurrió su infancia. A ésta siguieron otras novelas como Mi Ántonia (1918; ALBA CLÁSICA núm. XXXV), One of Ours (1922), que mereció el premio Pulitzer, La muerte y el arzobispo (1927), Shadows on the Rock (1931) o Lucy Gayheart (1935; ALBA CLÁSICA núm. ) y algunas exquisitas nouvelles como Una dama extraviada (1923; ALBA CLÁSICA núm. LX) o Mi enemigo mortal (1926; ALBA CLÁSICA núm. XXXII), ejemplos de un modo de escribir complejo y personal que se ganaría la admiración de escritores como William Faulkner y Truman Capote. Es autora asimismo de un gran número de relatos, reunidos en Los libros de cuentos (ALBA CLÁSICA MAIOR núm. ), y de un delicioso libro de recuerdos y ensayos, Para mayores de cuarenta (1936; ALBA CLÁSICA núm. LV). Murió en Nueva York en 1947.

          Acerca de O. Henry

          O. Henry (Greensboro, 1862 - Nueva York, 1910). Seudónimo de William Sidney Porter. Narrador estadounidense, muy popular por sus relatos humorísticos y de finales sorprendentes, al que junto a E. A. Poe, B. Harte y M. Twain se considera fundador de la proverbial short story norteamericana.Como si se tratase de una de sus historias, en 1896 recibió una citación para presentarse ante un tribunal por el hurto de una pequeña suma de un banco de Austin en el que había estado empleado. Huyó y a su vuelta estuvo tres años en prisión.En 1902 se traslada a Nueva York, donde escribirá algunos de sus mejores libros de relatos, como The Four Million, cuyos cuentos están recogidos en el libro que ahora publicamos. Describe a la gente común y corriente de Nueva York a través de la ironía, la burla y el realismo que lo hizo famoso, además del afortunado uso del lenguaje popular.

          Acerca de Anton Chekhov

          Anton Chekhov was one of the most important and influential playwrights in world theatre. Chekhov began his career writing jokes for popular magazines to support himself while he studied to become a medical doctor. He wrote twelve plays (including The Cherry Orchard, Uncle Vanya, Three Sisters, The Seagull, Ivanov and the untitled play often called Platonov) and around six hundred stories, revolutionising both forms forever – and continued to practise medicine throughout his literary career. He died from tuberculosis in 1904 at the age of forty-four.

          ×

          Dispositivos de lectura compatibles

          Descarga gratis la aplicación de lectura necesaria para PC o dispositivos móviles.
          Verifica si tu eReader es compatible con Bajalibros