1. Inicio
  2. Ensayo
  3. Charlas de café

Medios de pago

    Charlas de café

    Editorial: Fondo de Cultura Económica

    Idioma: Español

    ISBN: 9786071651174

    Formatos: ePub (con DRM de Adobe)

    Compatibles con: Windows, Mac, iOS, Android & eReaders

    Medios de pago

      Medios de pago

        Charlas de café

        Editorial: Fondo de Cultura Económica

        Idioma: Español

        ISBN: 9786071651174

        Formatos: ePub (con DRM de Adobe)

        Compatibles con: Windows, Mac, iOS, Android & eReaders

        Medios de pago
          Sinopsis
          Santiago Ramón y Cajal asistió a las peñas de café y de los casinos durante nada menos que cuarenta años y se convirtió, en el periodo de su vida en el que residió en Madrid, en un habitual de las tertulias que se organizaban en el Café Suizo, el Café Castilla o el Café del Prado. Precisamente ahí, en la "candente y estimulante atmósfera del café", tiene su origen Charlas de café: pensamientos, anécdotas y confidencias, un libro misceláneo, mezcla de "fantasías, divagaciones, comentarios y juicios", en el que nuestro autor acumuló y clasificó ese pensamiento espontáneo y necesariamente fragmentario, que no formaba parte de su obra como científico, sino de su necesidad irreprimible de expresarse como ser humano que ve, observa y opina sobre todo aquello que le rodea.
          Acerca de Santiago Ramon y Cajal

          Santiago Ramón y Cajal (Petilla de Aragón, Navarra, 1852 – Madrid, 1934) asistió a las peñas de café y de los casinos durante nada menos que cuarenta años y se convirtió, en el periodo de su vida en el que residió en Madrid, en un habitual de las tertulias que se organizaban en el Café Suizo, el Café Castilla o el Café del Prado. Precisamente ahí, en la “candente y estimulante atmósfera del café”, tiene su origen Charlas de café: pensamientos, anécdotas y confidencias, un libro misceláneo, mezcla de “fantasías, divagaciones, comentarios y juicios”, en el que nuestro autor acumuló y clasificó ese pensamiento espontáneo y necesariamente fragmentario, que no formaba parte de su obra como científico, sino de su necesidad irreprimible de expresarse como ser humano que ve, observa y opina sobre todo aquello que le rodea. Un título que, como el resto de los que integran la hoy poco leída obra literaria del premio nobel de medicina, obedece al derecho de “explayar la imaginación por los amenos vergeles de la literatura, el arte, la política, el costumbrismo, etc.” que, según el histólogo navarro, tienen los hombres de laboratorio que no desean anquilosarse en la engañosa comodidad de la rutina diaria.

          ×

          Dispositivos de lectura compatibles

          Descarga gratis la aplicación de lectura necesaria para PC o dispositivos móviles.
          Verifica si tu eReader es compatible con Bajalibros