1. Inicio
  2. Cuentos
  3. Cuentos de Eva Luna (Flash)

Cuentos de Eva Luna (Flash) Isabel Allende

Cuentos de Eva Luna (Flash)

$5241.60

Medios de pago

    Cuentos de Eva Luna (Flash)

    Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial España

    Idioma: Español

    ISBN: 9788417906733

    Formatos: ePub (con DRM de Adobe)

    Compatibles con: Windows, Mac, iOS, Android & eReaders

    $5241.60

    Medios de pago
      Cuentos de Eva Luna (Flash) Isabel Allende

      Cuentos de Eva Luna (Flash)

      $5241.60

      Medios de pago

        Cuentos de Eva Luna (Flash)

        Editorial: Penguin Random House Grupo Editorial España

        Idioma: Español

        ISBN: 9788417906733

        Formatos: ePub (con DRM de Adobe)

        Compatibles con: Windows, Mac, iOS, Android & eReaders

        $5241.60

        Medios de pago
          Sinopsis
          Una preciosa selección de los Cuentos de Eva Luna que nos sumerge en el exuberante universo narrativo de Isabel Allende. En 1987 Isabel Allende conquistaba el corazón de sus lectores con la publicación de Eva Luna, una maravillosa novela con una cautivadora protagonista, un nostálgico álter ego de la autora, que se consideraba a sí misma una ladrona de historias, porque es en la narración, en la palabra, donde radica el secreto de la vida. Dos años después, ampliaba aquel universo con sus Cuentos de Eva Luna, para tejer el mapa sentimental de una Sherezade moderna, imbuida del espíritu del realismo mágico, llena de sueños y amor que nacían desde el pecho de un corazón emocionado. Flash selecciona ahora dos de aquellas maravillosas historias, El huésped de la maestra y De barro estamos hechos, así como la introducción a los cuentos originales, narrada por Rolf Carlé, para ofrecer una ventana al universo autoral de la escritora. Unos relatos hermosos, humanos, dolorosos e históricos que demuestran por qué Isabel Allende es hoy considerada una de las principales narradoras de América Latina. Cuando Isabel Allende puso el punto final de Eva Luna, logró tatuarse un símbolo que honra su epidermis: dejó de ser chilena, peruana o venezolana, y pasó a ser intensamente latinoamericana. Luis Sepúlveda Cuando Isabel Allende puso el punto final de Eva Luna, logró tatuarse un símbolo que honra su epidermis: dejó de ser chilena, peruana o venezolana, y pasó a ser intensamente latinoamericana.Luis Sepúlveda Sin ninguna duda, esta novela ambiciosa y totalizadora certifica la plena madurez de Isabel Allende, que conquista por mérito propio un sólido espacio en la escritura del continente mestizo.Nelson Marra, El Mundo, sobre El plan infinito Con una vida familiar como la suya, es fácil entender por qué el último libro de Isabel Allende es autobiográfico: hay suficientes personajes fantásticos e intensidad dramática como para abastecer de trama a varias novelas.The Times, sobre La suma de los días Un canto a la libertad.El Mundo, sobre La isla bajo el mar Un logro único, a la vez testimonio personal y posible alegoría del pasado, el presente y el futuro de América Latina.The New York Times Book Review, sobre La casa de los espíritus Un cuento seductor, a veces mágico. En su tumultuosa historia de la rebelión y el amor entre tres generaciones, es una alegoría en la que cualquier familia debería ser capaz de reconocer un poco de sí misma.The Wall Street Journal, sobre La casa de los espíritus Aquí está todo lo que debe tener un libro: oído, perspectiva, cabeza, corazón y una humanidad sin límites.The New York Times, sobre Paula
          Acerca de Isabel Allende

          Nació en Lima mientras su padre se desempeñaba como embajador de Chile en Perú. Sus padres se separaron en 1945, su madre retornaba a Chile con ella y sus dos hermanos donde vivió hasta 1953. Entre 1953 y 1958, su familia residió sucesivamente en Bolivia y Beirut (Líbano). En Bolivia frecuentó una escuela estadounidense y en Beirut estudio en un colegio privado inglés. En 1958 retornó a Chile y se reencontró con Miguel Frías, con quien contrajo matrimonio en 1962. Desde 1959 hasta 1965 trabajó en la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) en Santiago de Chile. En 1963 nació su hija Paula. Los años siguientes pasó largas temporadas en Europa, residiendo especialmente en Bruselas y Suiza. De retorno a Chile en 1966, nació su hijo Nicolás. A partir de 1967 tomó parte en la redacción de la revista Paula, al tiempo que publicó artículos sobre diversos temas. Posteriormente realizó diversas colaboraciones para la revista infantil Mampato y publicó dos cuentos para niños La abuela Panchita y Lauchas y lauchones y una colección de artículos titulada Civilice a su troglodita; además trabajó en dos canales de televisión chilenos. En 1973 estrenó su obra de teatro El embajador. Ese mismo año, se produjo el golpe de Estado encabezado por el general Pinochet, en el que murió su tío. En 1975 se autoexilió con su familia a Venezuela. Allí permaneció 13 años trabajando en el diario El Nacional de Caracas y en una escuela secundaria hasta 1982, y publicó su primera obra teatral La casa de los siete espejos (1975). En 1981, teniendo su abuelo 99 años y estando el mismo a las puertas de la muerte, comenzó a escribirle una carta que se convirtió en un manuscrito. La casa de los espíritus (1982), su primera novela y, su obra más conocida. Ésta suscitó un gran interés y más tarde fue adaptada al cine (por Bille August) y al teatro. En 1984, publicó De amor y de sombra, la que rápidamente se convirtió en otro gran éxito y que también fue llevada al cine. Los viajes constantes que emprendió promocionando sus libros hicieron que su matrimonio con Frías llegara a término. Divorciada de su marido, se casó con Willie Gordon el 7 de julio de 1988 en San Francisco. En 1988, concurrió a votar en el plebiscito que hizo dimitir al General Pinochet. En 1990, con el retorno de la democracia en Chile, fue distinguida con el premio Gabriela Mistral por el presidente Patricio Aylwin. Tras la muerte de su hija Paula, Allende publicó el libro de memorias Paula (1994). Éste está escrito en forma de carta dirigida a su hija, cuando ésta se encontraba en coma en un hospital de Madrid. Son una memoria de sus años de niñez y de exilio. Paula murió de porfiria en 1992. Actualmente reside en San Rafael (California). Ha sido distinguida en la Academia de Artes y Letras de Estados Unidos.

          ×

          Dispositivos de lectura compatibles

          Descarga gratis la aplicación de lectura necesaria para PC o dispositivos móviles.
          Verifica si tu eReader es compatible con Bajalibros